departamento
Arrow
departamento
Palermo | Ciudad de Buenos Aires
2019
ph: Daniela Mac Adden

Generar un clima contemporáneo y de unidad espacial es uno de los sellos del Estudio. Muros revestidos en madera emplazados en lugares estratégicos determinaron el carácter de la reforma de este departamento amplio y luminoso. Leer más

Este trabajo de reforma integral fue desarrollado en un departamento de Palermo Chico emplazado en un edificio de los años 80 sobre la Avenida del Libertador. Fue un caso de excelente sintonía entre el Estudio Muradas y el ingeniero civil Ignacio Iraola, socio en la firma Irgo, con quien ya había existido una experiencia de trabajo previa para un cliente corporativo en común. Mientras el estudio se ocupó del diseño y el equipamiento, la empresa se hizo cargo de la obra. La intervención buscó adaptar la vivienda a las necesidades y el estilo de vida del ingeniero, su mujer y sus dos hijos en edad escolar. En cuanto a la planta, se respetó la disposición original de casi todos los espacios, aunque se hicieron cambios en algunos pasos de circulación para volverla más ordenada. También se reubicó el toilet de recepción y se modificó el área de servicios con el fin de destinar más espacio a la cocina. Se trabajó con un criterio de absoluta unidad entre los ambientes, que quedaron integrados por el mismo piso –roble americano en tablones largos–, paredes blancas y la aparición destacada de la madera en lugares estratégicos. Cada uno de los muros revestido en Breeze Tauari irradia a todo el espacio la calidez que caracteriza a este material. Esto se da en el living, el escritorio, el sector de comedor diario y la barra de la cocina, el toilet y también en la pared que funciona como respaldo de cama del dormitorio principal. Utilizar el mismo recurso en distintos espacios colabora a generar el efecto de continuidad que rige en cada uno de los proyectos del Estudio. El comedor, que funciona como pivot de la L que se genera entre el living y el escritorio, se resolvió con una mesa redonda que suma fluidez al espacio. Diseñada por Acento al igual que la del living, esta mesa tiene una tapa realizada en mármol Silver White. Para las piezas de diseño escandinavo, las aberturas y distintos ítems del mobiliario se optó por el color negro que genera un buen contrapunto con la madera y las fibras naturales de algunos de los sillones, sillas y banquetas. A pedido del cliente, en el escritorio se utilizaron sillas modelo Wishbone, sus preferidas. Se seleccionaron fotografías de Gastón Fernández Berengeno y del francés Christophe Correy, ambos de Henri's Gallery. En la cocina, un ambiente con escasa entrada de luz natural, el equipamiento se diseñó totalmente laqueado en blanco. El balcón se equipó con muebles de la misma línea de los del interior, en madera clara, fibras naturales y diseño escandinavo. La coherencia estética y la continuidad visual son máximas que esta obra cuidó hasta el detalle.

cerrar