DyD un siglo de decoración argentino años 50 diseño escandinavo
Arrow
museo de arte decorativo 2010
arq. jorge muradas
ph: Vanina Lauria

En un rincón de Europa se gesta, alrededor de los años 50, una de las corrientes de diseño mas consistentes de aquel momento. Mas allá de la península propiamente dicha, Escandanavia esta comprendida por Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia. Es entre los valores, la historia, la geografía, la cultura de esta región, que se generan las condiciones para el nacimiento de un diseño que alcanza cabalmente los ideales del modernismo, aunque a través de un camino propio. ver más
Estos países presentan varias particularidades. Por un lado, raíces luteranas (con su especial cultura del trabajo) y arraigadas convicciones democráticas. Por otro parte, un vinculo muy intimo con el entorno natural que ha impuesto un respeto particular por las materias primas locales; es el caso de las finas maderas de los bosques circundantes, cuya utilización se transmite con maestría de generación en generación. Finalmente, la hostilidad del clima durante la mayor parte del año, que ha desarrollado fuertemente el concepto de lo doméstico, con la consiguiente búsqueda de ambientes que provean una sensación estable de serenidad. Una cultura, en fin, que por motivos diversos fue impulsada a la creación de interiores simples y luminosos, provistos de objetos bonitos, prácticos y unidos en armonía con el mundo natural. Este es el marco sobre el que aparecen estéticas como las de Alvar Aalto, Arne Jacobsen y Eero Saarinen entre otros.
En el prologo del libro que recorta su lugar en el campo cultural nacional, Alberto Churba se refiere al “shock de diseño” que le provoca ella acercamiento a Escandinavia, ya desde la llegada al mismo aeropuerto de Dinamarca. Figuras como la de este diseñador e inteligente comprador de diseño introducen los nombres propios de la vanguardia escandinava en nuestro mercado de un modo absolutamente pionero. Los mismo creadores se sorprenden ante la frescura de la recóndita mirada latinoamericana que se interesa por ellos aun antes de que las capitales de la Europa tradicional los hubiera legitimado.
Son nombres que llegan a la Argentina para quedarse.
cerrar